Transparencia y digitalización. Principales motores del cambio en el Seguro de Caución
  • 31-01-2018

Transparencia y digitalización. Principales motores del cambio en el Seguro de Caución

Rocío Tello. Responsable de Caución de Berkley España.

 
Nos encontramos en unos meses de expectativa, pues el próximo 9 de Marzo entrará en vigor la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público. Esta nueva legislación, que modifica a la actual aprobada en 2011, responde al proceso europeo de revisión y modernización de normas que afectan a la contratación pública. Trayendo consigo una serie de  propósitos como: fomentar la transparencia y la seguridad jurídica, mejorar la eficiencia del gasto público e incentivar la participación de las pymes agilizando los trámites administrativos. Esta medida es muy esperada puesto que el 68% de las empresas adjudicatarias en 2017 fueron pymes con menos de cincuenta empleados.
 
Persiguiendo la transparencia, se suprime el procedimiento negociado sin publicidad por razón de cuantía y se sustituye por el procedimiento abierto simplificado, un proceso que agilizará los trámites puesto que en un mes se habrá adjudicado, se presentará en un solo sobre y por supuesto, no requerirá la aportación de garantía provisional, como ya se venía haciendo en procedimientos menores desde que con la anterior legislación se eliminó la exigencia de dicha garantía. Una de las principales aportaciones de la Ley es la creación de la Oficina de la Supervisión de la Contratación. Un organismo que regulará a nivel estatal los procesos de contratación y las buenas prácticas así como la estrategia a nivel nacional. También se incluyen consideraciones de tipo social, medioambiental y de I+D, que servirán para evaluar la relación calidad-precio del licitador.
 
En lo que nos afecta a las garantías a presentar, no se publican grandes modificaciones, salvo dos: La ampliación de elementos a cubrir con la garantía y la posibilidad de renovar la garantía cada cinco años. Esto es, si la duración del contrato excediera de los cinco años, se podrá renovar o aportar una nueva, si bien la no aportación conllevará la incautación de la existente. Con la ampliación de garantías se destacan las siguientes:
- De formalizar el contrato en plazo para la garantía provisional o de licitación: ésta se retendrá hasta la perfección del contrato. Sobre la garantía definitiva o de adjudicación se calculará sobre el precio final ofertado y se amplían algunas exenciones como en los contratos de servicios sociales.
- De las mejoras propuestas por el licitador: ofertas anormalmente bajas y ampliación del plazo de garantía. Estos dos aspectos vienen preocupando en el sector, puesto que en los últimos años, por la escasez de concursos públicos, los licitadores vienen ofreciendo plazos más amplios de garantía y reduciendo su presupuesto al límite, esperando ser la oferta mas ventajosa.
- De vicios ocultos.
 
La Ley apuesta por la contratación electrónica, si bien todavía en el sector nos encontramos a la espera de la firma electrónica en las garantías. Dicho trámite beneficiaría a todas las partes del proceso en términos de eficiencia. Habrá que esperar a su aplicación práctica para evaluar los posibles cambios. 
 
Mientras tanto, seguiremos confiando en la tendencia positiva de las empresas españolas. En 2017 los concursos de acreedores se han estabilizado, descendiendo un 0,4% hasta las 3.943 insolvencias según citan últimos análisis de PWC. 
 

La Mejora de la situación económica coloca a caución como el seguro más rentable.

Tras un largo periodo de inestabilidad política y falta de aprobación de los presupuestos del Estado, en el segundo semestre del año pasado se vio reflejada una mejoría en la inversión pública. Esto quedó patente tanto en el repunte del número de concursos públicos, como en el compromiso con las fuentes de energías renovables. En este sentido, el Estado, de cara a cumplir con el compromiso de que el 20% del consumo sea renovable en 2020, ha convocado dos subastas de energía renovable en los que ha adjudicado un total de 8.000MW entre fotovoltaica y eólica con compromiso de puesta en marcha a principios de 2021. En términos de concursos públicos, las licitaciones han mostrado un crecimiento del 23% respecto al 2016.
 
Según últimos datos de la DGSFP, tan solo diez ramos ganan más ahora que antes de la crisis, y el que encabeza la lista es el ramo de caución. Ha avanzado a un ritmo del 837% en términos de variación del resultado de la cuenta técnica. La positiva evolución se ha producido por un incremento del 6,3% en las primas imputadas y sobre todo, por la mejora en la siniestralidad neta, que ha pasado del 64,84% en 2008 al 29,52% en 2016. Mientras tanto, el ratio combinado neto ha pasado del 100% en 2008 al 64% a datos del segundo trimestre de 2017. Buena parte de la mejora de estas magnitudes se ha producido en el último año. Los hechos que están contribuyendo al buen funcionamiento del ramo se deben principalmente a la mejora del perfil del riesgo en afianzamiento de cantidades, disminución del apetito de riesgo por parte de la banca y al repunte en la inversión pública. 

 

Más noticias

Inscríbete a nuestra newsletter

Su mensaje se ha enviado

 

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. De acuerdo | Más información