La recuperación de nuestra economia, principal razón para el lanzamiento del producto Instituciones Financieras
  • 27-04-2018

La recuperación de nuestra economia, principal razón para el lanzamiento del producto Instituciones Financieras

Con datos macroeconómicos a mediados de 2018, podemos confirmar que España sigue inmersa en una recuperación intensa y mucho más equilibrada que la experimentada en ciclos expansivos anteriores.

Son varias las reseñas que hacen prever la sostenibilidad a medio plazo de este crecimiento.

En primer lugar, destacar que históricamente a la economía española siempre le ha costado crecer sin depender del crédito exterior. Generar empleo, por ejemplo, requería pedir prestado. Sin embargo, durante los años posteriores a la crisis y en plena recuperación (concrétamente, desde 2014) la tasa de desempleo en España comienza a bajar, pero el superávit por cuenta corriente (las ventas de bienes al exterior, menos las compras de productos al exterior) se mantiene estable.

Este dato es muy significativo ya que significa crecimiento sin dependencia de crédito exterior. Además, son datos muy positivos no sólo a corto, sino a medio plazo; ya que, no es lo mismo afrontar una posible futura recesión con un saldo negativo superior a 10 puntos (como sucedió en 2017, antes de la crisis) que hacerlo con superávit, como es la situación actual.

En segundo lugar, resaltar que el pasado año 2017 fue el ejercicio con mayor inversión de capital privado en nuestro país, alcanzando los 4.900 millones de euros (un 27% más que en el año anterior). Inversiones incentivadas por el creciente número de grandes operaciones y por el desarrollo del middle market.

A ésto añadimos que actualmente el saldo deudor de las familias y empresas con las instituciones financieras es mucho menor en términos de PIB que en las series históricas. Una de cuyas principales consecuencias es el retorno al crecimiento en términos de valor del principal activo de las familias españolas: la vivienda.

La recuperación del sector inmobiliario y la construcción, que se hundió con la crisis, es un hecho. Todo lo cual provoca un incremento de los precios que provoca una mayor riqueza de la población y acelera el consumo y la economía.

Es relevante destacar este magnífico ejercicio, teniendo en cuenta la incertidumbre política en nuestro país y la inestabilidad en la Unión Europea en pleno Brexit. De todo ello deducimos, como resumen, que España sigue inmersa en una recuperación intensa, mucho más equilibrada que la experimentada en anteriores ciclos expansivos.

Todos estos indicativos macroeconómicos son las principales razones por las que decidimos apostar por el aseguramiento de las Instituciones Financieras; sugiriendo que, aunque tendemos a limitar esta actividad a la banca y al mercado asegurador, en España existen prácticamente 60.000 empresas que se dedican a la actividad financiera. 

Este tipo de entidades, como las instituciones financieras con su actividad específica, están potencialmente más agravadas por su alta probabilidad de causar daños a terceros. En consecuencia, requieren un análisis y suscripción del riesgo mucho más detallada que cualquier otra actividad.

La mejor solución es crear productos abiertos, adaptables y flexibles a cada institución financiera. Por este motivo es necesario que dichas entidades dispongan de una completa cobertura, adaptada a cada perfil, para cubrir reclamaciones por daños y perjuicios causados involuntariamente por su actividad, lo que englobaríamos como Responsabilidad Civil Profesional. 

Además, el nuevo marco normativo y los mayores controles reguladores; así como, los últimos cambios legislativos, requieren que los administradores y directivos cuenten con una completa cobertura para proteger su patrimonio personal, independientemente del tamaño de entidad y de su forma jurídica. Es por ello que contratar un seguro de Administradores y Directivos (D&O) con una compañía especialista es imprescindible para seguir desarrollando su actividad profesional o empresarial con total seguridad.

Ante la tendencia generalizada de los últimos años que ha conducido a estandarizar y automatizar esta tipología de seguros en principio muy especializados con la consiguiente disminución de primas y de calidad, las instituciones financieras han concluído la necesidad de priorizar la contratación de productos aseguradores especialistas y completos, flexibles y adaptados a su actividad financiera.

 

Más noticias

Inscríbete a nuestra newsletter

Su mensaje se ha enviado

 

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. De acuerdo | Más información